La Oficina Antifraude trabaja para que todos los organismos públicos sean íntegros, por este motivo colaboramos con ellos también mediante el asesoramiento normativo o presentando alegaciones a sus normas para evitar riesgos de corrupción. Mediante el asesoramiento normativo, es decir haciendo sugerencias de enmiendas a leyes y normas de rango diverso, se persigue la mejora del marco normativo desde el punto de vista de la integridad. Vela, por ejemplo, para que las instituciones dispongan de mecanismos de controles suficientes y correctamente diseñados y de buenos instrumentos de participación, para que quede garantizado el principio de igualdad o se defienda la imparcialidad en los procesos.
 
En la Oficina Antifraude diferenciamos dos maneras de hacer asesoramiento a las entidades públicas, mediante Alegaciones a normas o Consultas no vinculantes.