La Dirección de Prevención de la Oficina Antifraude orienta su actividad a generar valores sociales, marcos normativos, incentivos y mecanismos de rendición de cuentas que dificulten la aparición de conductas contrarias a la probidad y a la integridad institucional, y presta apoyo a organismos públicos y privados en la implementación de iniciativas de transparencia y buen gobierno. La prevención de conductas contrarias a la probidad es tan sólo un medio para alcanzar el objetivo último de preservar la integridad de las instituciones públicas.

Con este cometido de fomento de la integridad institucional, la Oficina Antifraude actúa en un doble ámbito:

  • Institucional: ofrece apoyo a los entes públicos que quieren poner en marcha iniciativas de fomento de la integridad, la transparencia y el buen gobierno para fortalecer sus sistemes d’integritat.
  • Transversal: participa en la mejora del Sistema Nacional de Integridad de Cataluña, contribuyendo a generar valores sociales, marcos normativos, incentivos y mecanismos que dificulten la aparición de conductas contrarias a la integridad.

Asimismo, la Oficina recoge las aportaciones de instituciones internacionales que trabajan en el ámbito de la prevención de la corrupción y del fomento del buen gobierno, y trata de facilitar el traslado a Cataluña de las principales conclusiones y lecciones aprendidas.