Seguimiento de investigaciones

Mediante la actividad de seguimiento, Antifraude comprueba si los entes investigados aplican las medidas que se les han recomendado.

Las actuaciones de comprobación comportan tanto la solicitud de información a las autoridades o entes concernidos como la valoración de su respuesta a fin de determinar si las medidas adoptadas son congruentes y suficientes.

El artículo 13 f) de las NARI (Normas de actuación y de régimen Interno de la Oficina Antifraude de Cataluña) establece que corresponde a la Dirección de Prevención proponer mejoras en procedimientos y prácticas administrativas, a fin de garantizar la transparencia y reducir las oportunidades de fraude en cumplimiento de lo que se prevé en el segundo inciso del artículo 1.2 LOAC (Ley de la Oficina Antifraude de Cataluña).

Las actuaciones de investigación permiten detectar y diagnosticar patrones de conducta y comportamientos de los entes investigados y de sus autoridades y funcionarios, que posibilitan que Antifraude efectúe propuestas de mejora en los procedimientos y las prácticas de los entes que conforman el ámbito subjetivo de actuación. Estas propuestas pueden surgir tanto de la explotación de la información y la valoración de los resultados obtenidos como de otros indicadores, resultantes del ejercicio de la misma potestad indicativa mediante el asesoramiento normativo.

La fase de seguimiento se puede definir como el eslabón que une la tarea investigadora y la tarea preventiva de nuestra institución. La sinergia entre ambas tareas también debe permitir que la Oficina se retroalimente, tanto en sus funciones de prevención —señalando áreas y factores de riesgo— como en su función investigadora, proponiendo actuaciones de investigación en determinadas áreas y elaborando recomendaciones, criterios y doctrina de carácter general que el personal investigador pueda emplear en sus actuaciones.