03/04/2019
gimeno parlament

Miguel Ángel Gimeno ante el Pleno del Parlamento.

Foto: Antifraude

  • El Director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, exige ante el Pleno del Parlamento de Cataluña modificar la Ley de Antifraude y dotar a la institución de competencias en materia de alertadores, contratación pública y conflictos de interés para hacer una política de prevención activa para luchar contra la corrupción
  • Gimeno asevera, en su primera comparecencia en el pleno de la cámara catalana que hace un director de Antifraude, que las herramientas para combatir la corrupción no se han actualizado. "Antifraude no quiere ser la Oficina de las cosas pequeñas, nuestra ley ha envejecido y la estrategia contra la corrupción debe estar en la línea preventiva adecuada a la sociedad actual"
  • "Podemos afirmar que Antifraude ha superado la crisis de confianza que ha vivido. La media de denuncias presentadas en estos diez años ha sido de unas 150 al año. El año 2018 pasó a 218, aumentando un 45%. El primer trimestre de 2019 hemos tenido ya 80 denuncias" ha manifestado Miguel Ángel Gimeno
  • Miguel Ángel Gimeno también ha manifestado que hay que ser más cuidadosos con los órganos de control, evitando la caducidad de los nombramientos y, por tanto, las situaciones de provisionalidad. "Tenemos que huir también de su politización para no debilitar las instituciones y dar, así, confianza a la ciudadanía"

El Director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, en la primera comparecencia en el pleno del Parlamento de Cataluña que hace un director de esta institución, ha exigido a los grupos parlamentarios que coloquen la corrupción en el centro de las sus agendas "no podemos enfocar el control de la corrupción como una operación de marketing político. Antifraude es una pieza clave, pero no puede ser la única ni puede suplir las responsabilidades de gobierno ni las responsabilidades de este Parlamento. Se deben implementar medidas preventivas que minimicen los riesgos, se deben eliminar las debilidades estructurales. Es necesario, en definitiva, que tengamos un plan estratégico de lucha contra la corrupción".

Gimeno, que ha comparecido en el pleno de la cámara catalana con motivo de los 10 años de creación de la agencia anticorrupción, ha reconocido que, aunque la Ley de Antifraude fue pionera cuando se creó, esta ahora ha envejecido. Y ha aseverado que "las herramientas para combatir la corrupción no se han actualizado. La experiencia nos hace tributarios de más competencias. Antifraude no quiere ser la Oficina de las cosas pequeñas, nuestra ley ha envejecido y la estrategia contra la corrupción debe estar en la línea preventiva activa adecuada a la sociedad actual. Debemos poder gestionar los conflictos de interés, tener competencias en análisis prospectivos sobre áreas de riesgo, protección de los alertadores y supervisión de la contratación pública".

“Mis palabras quieren aportar herramientas para poder luchar contra esta pandemia”

En este sentido, el Director de Antifraude ha expuesto que es necesario evitar las grietas del sistema y recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones y ha anunciado "he venido a proponer acciones de futuro. Un futuro donde la corrupción sea de manera definitiva uno de los temas centrales en sus agendas políticas para la próxima década. Mis palabras quieren aportar herramientas para poder luchar contra esta pandemia".

Sobre las medidas concretas, se ha detenido en la necesidad de profesionalizar la función pública como una herramienta más para conseguir este objetivo y "evitar la creación de redes clientelares. Debemos distinguir entre el rol de gobierno de gestión y la dirección política". También ha conminado a los grupos parlamentarios a continuar desarrollando la transparencia. Sobre este extremo, ha asegurado: "lo que es importante y realmente transparente es saber exactamente quién ha participado o qué ha podido influir en la elaboración de una norma. En definitiva, ¿cuál es la huella normativa?". Miguel Ángel Gimeno también ha insistido en la necesidad de regular los conflictos de interés e implementar medidas de integridad "para evitar los riesgos de corrupción".

Gimeno también se ha detenido en los órganos de control sobre los que afirmó "tenemos que mejorar su sistema de elección. Nos quejamos de la desconfianza ciudadana pero no somos lo suficientemente cuidadosos. Debemos evitar la caducidad de los nombramientos y, por tanto, las situaciones de provisionalidad. Debemos huir también de su politización para no debilitar las instituciones y dar, así, confianza a la ciudadanía".

Es necesaria una prevención activa y vigilante. No tiene sentido esperar a que se produzca el daño o acto corrupto”

Sobre la supervisión de la contratación pública, el Director Gimeno ha hecho especial atención, ya que ha dicho que es el área principal de riesgo, asegurando que en los países desarrollados los estudios dicen que el 20% del PIB se destina a contratos del sector público, y a Antifraude el 50% de las denuncias se refieren a este ámbito. En este sentido, el director de la agencia anticorrupción catalana ha detallado que existe una directiva europea que pide la garantía en la aplicación de la contratación y una ley de transposición estatal, que crea una autoridad independiente de supervisión y deja la posibilidad de que se cree la autoridad catalana de supervisión de la contratación. Gimeno ha anunciado que en las funcionalidades de esta autoridad, independiente, los órganos de control externo existentes pueden cumplir funciones de fiscalización, de eficiencia y de prevención y lucha contra la corrupción. "Es necesario que se haga una prevención activa y vigilante. No tiene sentido esperar a que se produzca el daño o acto corrupto. Hay que crear esta autoridad independiente y atribuir a los órganos de control existentes las competencias adecuadas a sus funcionalidades", enfatizó el Director de Antifraude.

En el transcurso de su discurso, Gimeno ha asegurado que las medidas de futuro que propone no son nada más que automiposiciones de la cámara catalana surgidas de comisiones concretas de estudio o investigación o medidas incluidas en el plan de Gobierno de la Generalidad de Cataluña.

El Director de la Oficina Antifraude de Cataluña, que en la primera parte de su discurso ha hecho una retrospectiva de los últimos 10 años de corrupción ha Cataluña, se ha detenido también en las diversas situaciones de crisis vividas en la misma agencia anticorrupción. Sobre este contexto ha aseverado "en la actualidad estamos en vías muy avanzadas de recuperar la confianza ciudadana, si es que ya no lo hemos hecho definitivamente. La media de denuncias presentadas en estos diez años ha sido de unas 150 al año. El año pasado se registraron 218, aumentando un 45%. El primer trimestre de 2019, hemos tenido ya 80 denuncias".

El Director de la Oficina Antifraude de Cataluña ha cerrado su discurso ante el Pleno de la cámara catalana manifestando que "la corrupción no está dominada. Debemos continuar la lucha para reforzar las debilidades de nuestras instituciones. Hemos mejorado y es día para pensar en la estrategia común para hacerla más eficiente".

 

  • Parlament de Catalunya
  • Oficina Europea de Lluita contra el frau (OLAF)
  • SIGMA OECD
  • Group of States against corruption (GRECO). Council of Europe
  • United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC)
  • Global Organization of Parlamentarians Against Corruption (GOPAC)
  • International Association of Anti-Corruption Authorities (IAACA)
  • Transparency International España (TI)